Dos fiscales del sistema anticorrupción de Perú pidieron a Martín Belaunde Lossio, exbrazo derecho del expresidente Ollanta Humala hoy en prisión, que su declaración oficial sobre las millonarias coimas que Odebrecht pagó al líder del Partido Nacionalista y a César Álvarez Aguilar, exgobernador de Áncash, coincida con la tesis del Ministerio Público en el marco del emblemático Caso Lava Jato y del juicio por corrupción llamado La Centralita, ya sea omitiendo información o adecuando su versión al relato oficial de dicha entidad.

The Intercept Brasil – que reveló los presuntos malos manejos del conocido juez brasileño Sergio Moro y del fiscal del Caso Lava Jato, Deltan Dallagnol, en sus diálogos filtrados de la aplicación social Telegram – y OjoPúblico analizaron 10 audios reservados que colocan a Belaunde como protagonista central de una serie de coordinaciones y arreglos sostenidos, sobre todo, con el fiscal anticorrupción de Lima, David Alan Castillo, y con su superior, Elmer Chirre, para que su testimonio no contradiga la hipótesis del Ministerio Público.

“Lo que usted [Belaunde Lossio] nos va a decir tiene que tener concordancia con la tesis de la fiscalía, porque si esta información no corrobora […] y contradice lo que nosotros ya tenemos por hecho […] no nos va a servir”, llegó a decir el fiscal anticorrupción Alan Castillo mientras conversaba con el entonces aspirante a colaborador eficaz Nº 02-2019 en el penal de Piedras Gordas (Ancón). “Si a usted le es útil, lo acusamos; si no es útil, es como si no existiera”, respondió en otro momento el exbrazo derecho de Humala, según los audios analizados.

Los diez audios – entregados a The Intercept Brasil por una persona que prefiere se oculte su identidad– registran 12 horas de diálogos entre Belaunde, Alan Castillo y su jefe, el fiscal anticorrupción Elmer Chirre, quien aparece por lo menos en una de las grabaciones. Estos últimos investigaban a Álvarez por el Caso Centralita y además recolectaban la versión de Belaunde, que debía enviarse al despacho del fiscal Germán Juárez (del Equipo Especial del Ministerio Público) en sus pesquisas contra Humala. Los diálogos fueron grabados antes, durante y después de los interrogatorios oficiales a Belaunde.

Este despacho ya había sido acusado de presionar a investigados para adecuar sus versiones a la tesis fiscal. En 2015, estando prófugo en Bolivia, Belaunde dijo en televisión que el fiscal Chirre le puso “las palabras en la boca” a un colaborador eficaz. El 2016, un acusado del caso La Centralita, Russel López, denunció que era “coaccionado por Chirre [quien me ofrece] mi libertad a cambio de sembrar una coartada contra Belaúnde”. Sin embargo en 2017, López se retractó y dijo a la fiscalía que las denuncias fueron orquestadas por Belaunde para desacreditar al fiscal, según el semanario Hildebrandt en sus trece.

Confirmamos la veracidad de los audios que hoy presentamos en base a cuatro evidencias: los interlocutores (Belaunde, su abogado Luis de la Cruz, y los fiscales Alan y Chirre) se identifican con nombres y apellidos; y brindan información personal que hemos acreditado (Chirre habla de su lugar de origen y De la Cruz sobre otro de sus clientes). Además, dos actas de las declaraciones de Belaunde corresponden a lo dicho en los audios (suscrito por los protagonistas), mientras que por lo menos una voz ajena a las anteriores corresponde a un agente penitenciario de Piedras Gordas.

Fiscalía anticorrupción: No contradecir la versión oficial

Hoy, los 10 audios – grabados supuestamente en marzo de este año y que son publicados por The Intercept Brasil y OjoPúblico – revelan que el fiscal adjunto Alan Castillo – subalterno del fiscal Chirre, conocido por lograr la primera sentencia del Caso Lava Jato en Perú en el juicio contra el exgobernador de Áncash – le insiste en repetidas ocasiones a Belaunde para que su declaración oficial no desvirtúe la acusación del Ministerio Público sobre Humala en el tema de Odebrecht, y sobre Álvarez, este último condenado en junio a ocho años de prisión por recibir dinero de Odebrecht.

Los pedidos del fiscal Alan Castillo a Belaunde ocurrieron mientras el primero le tomaba su declaración en la condición de aspirante a colaborador eficaz 02-2019, respecto de los casos por lavado de dinero y corrupción que involucran a Humala y a Álvarez, respectivamente. En los audios, se escucha al fiscal coordinando con el exallegado de Nadine Heredia, de manera constante las respuestas que debía brindar sobre el Caso Lava Jato y las contradicciones de su versión con lo dicho por Jorge Barata, exjefe de Odebrecht en Perú, que luego serían plasmadas en un acta firmada por Belaunde y su interlocutor.

Por ejemplo, el 18 de marzo de este año, el fiscal Alan Castillo le dijo a Belaunde “que sea un poco más preciso”, antes de preguntarle si conocía o no a Jorge Barata. “¿Qué voy a decir si [ya] Barata ha dicho que no me conoce?”, pregunta el aspirante a colaborador en referencia a la versión del exejecutivo de la constructora, quien negó conocer a Belaunde. “A ver, ¿cómo podríamos?”, dice el adjunto de Chirre antes de afirmar: “o sea, allá en su caso [con el Equipo Especial Lava Jato] usted no conoce a Barata”.

Según los audios, el fiscal Alan Castillo insistió en conocer la versión de Belaunde, que luego debía llegar al Equipo Especial de la Fiscalía, antes de plasmar la respuesta adecuada en el acta oficial, pues no quería “tener también un problema con el Dr. [Germán] Juárez [a cargo de la investigación a Humala]”. Belaunde explica que su versión sobre Barata ha sido “puesta a un costado [por Juárez] y no es parte de la colaboración”. Sin embargo, Belaunde indicó al fiscal Alan que escribiera en el acta oficial que sí conoció al exjefe de Odebrecht “desde abril del 2006, nada más, sin más detalle”.

Sobre Barata, el acta oficial de aquella manifestación –que también lleva la firma del fiscal Alan, del abogado de Belaunde junto a la huella dactilar del aspirante a colaborador eficaz– registró lo acordado previamente por el procesado y el fiscal: “Jorge Simoes Barata: Sí lo conozco desde abril del año 2006”.

El fiscal Chirre: respuesta sugerida a Belaunde

Una coordinación similar ocurrió el 19 de marzo. El fiscal Alan Castillo preguntó a Belaunde si conocía el origen de los pagos de la organización de Álvarez a periodistas de Áncash. “No”, fue la respuesta del aspirante a colaborador eficaz. En ese momento interviene el fiscal Chirre, quien ingresó a la reunión después de 40 minutos de iniciada, y llega a decir: “[Dice que] no, pero ¿presumía de dónde podía ser?”, insistió Chirre. “Sí […] la plata del cielo no cae […] si usted cree que lo tengo que poner, lo pongo”, respondió Belaúnde.

Más adelante, Alan Castillo lee una supuesta respuesta de Belaunde: “Tengo conocimiento que ese dinero provenía del cobro de los diezmos que se cobraban de las obras”. “Yo no he dicho eso”, dice Belaunde. El fiscal anticorrupción Chirre vuelve a intervenir, pero esta vez ya para dictar la declaración que finalmente sería consignada en el acta oficial: “de manera precisa y concreta no tengo conocimiento […] sin embargo, a simple vista se podía evidenciar que era demasiada la cantidad de dinero que se utilizaba, sobre todo en efectivo, para la publicidad”.

La declaración oficial membretada con el logo del Ministerio Público sólo tiene la firma de su adjunto Alan Castillo y la rúbrica y la huella dactilar del aspirante a colaborador eficaz. “Mejor que ustedes no hay para convencer”, dijo Belaúnde en otro momento de esta misma conversación, luego de proponer a los fiscales que interroguen a una persona vinculada a su entorno, a lo cuál el fiscal Elmer Chirre contestó: “por las buenas o por las malas”.

Martín Belaunde y abogado: ¿cómo calzar lo de Odebrecht?

Como se recuerda, Belaunde (Lima, 1969) fue financista de la fallida campaña presidencial de Humala el 2006 y cercano al expresidente y su pareja Heredia luego de ganar la elección del 2011. A poco de concluir aquel gobierno, el empresario fue involucrado en el caso de corrupción llamado ‘La Centralita’ en Áncash junto a César Álvarez. En dicho contexto, el Poder Judicial dictó orden de captura en su contra y este huyó a Bolivia, en donde fue detenido y luego extraditado al Perú el 2015.

Cuatro años después, Belaunde sigue acusado por ‘La Centralita’, tiene otra orden de detención preventiva por el Caso Antalsis, que involucró a alto funcionarios de gobiernos regionales, y además está procesado con Humala por los pagos ilegales de Odebrecht. En esas circunstancias, mientras Belaunde purgaba cárcel en Piedras Gordas y había sido signado como el aspirante a colaborador eficaz 02-2019, fue visitado por Alan Castillo en diversas ocasiones y por su jefe, el fiscal Elmer Chirre, a quien escuchamos en uno de los audios.

En aquellas visitas, el adjunto de Chirre le dijo a Belaunde que sus declaraciones iban a ser importantes en la hipótesis del Ministerio Público contra Álvarez por el Caso La Centralita, y también cuando fueran remitidas al despacho del fiscal Germán Juárez del Equipo Especial, que investigaba a Humala por el Caso Lava Jato: “[Para] nosotros la idea no es contradecir, la idea sería complementar”, dice el abogado de Belaunde, Luis de la Cruz Moreno, en una de sus reuniones en Piedras Gordas.

Los audios revelan que Belaunde y el fiscal Alan Castillo incluso coordinaron para evitar contradicciones en los casos de Humala (Lava Jato) y de Álvarez (Centralita): “El primer encontrón que tenemos es que me están acusando [sic] que pertenezco [a la organización criminal] desde el 2008, pero […] todas las reuniones [con Odebrecht fueron] en noviembre de 2007”, dijo Belaunde. En otro momento insiste, “deberían poner 2007 [en el Caso La Centralita] porque sino, ¿cómo va a calzar lo de Odebrecht?”.

A lo que el fiscal Alan Castillo responde: “Vamos a ver la manera de cómo corregirlo, para que eso coincida con la información que usted ha brindado”. De igual forma, este le vuelve a recordar a Belaunde que su versión es importante “en tanto no contradiga tampoco nuestra postura como fiscalía”. El comentario es repetido incluso en presencia del fiscal Chirre, en la única visita de este a la prisión que fue registrada en audio: “nuestra posición [como fiscalía] es de que [las pruebas] coincida[n], en tanto no contradiga[n]”.

Frente a ello, Belaunde responde: yo voy a hacer “un listado de todo lo que hay y usted [Elmer Chirre] me dice saque esto y esto”. De acuerdo a las actas oficiales de ese proceso de colaboración eficaz, en poder de The Intercept Brasil y OjoPúblico, el fiscal Chirre tuvo dos reuniones adicionales con Belaunde en Piedras Gordas: el 11 y el 21 de marzo de este año; mientras que el fiscal Alan Castillo firma todas las manifestaciones de Belaunde y su voz se oye en todas las grabaciones, incluso mientras se retira del centro penitenciario.

El descargo fiscal: usualmente nunca cargo grabadoras

Consultado sobre el contenido de estos audios, el fiscal Alan Castillo nos dijo que “nadie ha grabado a nadie” en las declaraciones de Belaunde en el penal de Piedras Gordas. “Yo no he grabado ninguna información, ninguna conversación […] usualmente nunca cargo ese tipo de grabadoras”, indicó. Sobre los pedidos hechos al aspirante a colaborador eficaz, Alan Castillo aseguró no recordar detalles. El fiscal Chirre, por su parte, declinó de brindar una entrevista formal luego de recibir un detallado cuestionario y de pedirselo personalmente.

“Yo tengo todo [documentos sobre el Caso Centralita], lo que pasa es que muchos se contradicen [con] lo que dice Burgos”, le dice Belaunde a Alan Castillo y a Elmer Chirre, en referencia al aspirante a colaborador eficaz, Jorge Burgos, exoperador del gobernador de Áncash. “Si Burgos ha dicho eso, yo me voy a adecuar a eso”, acota Belaunde en otro momento, mientras el fiscal adjunto le responde: “Claro, la idea es más o menos ir por un solo camino”. Las versiones de Belaunde, acordadas con dicho fiscal, acabaron siendo oficializadas en por lo menos cinco actas.

Las instrucciones del Ministerio Público sobre la colaboración eficaz, vigentes desde agosto del 2016, señalan que “cuando existan varias investigaciones [como en el caso de Belaunde Lossio] al que esté sometido el colaborador […] el fiscal autorizado […] será solo uno”. Por este motivo, explica Alan Castillo en las grabaciones, “nosotros indagamos, corroboramos y de ahí ya todo pasa” al Equipo Especial del Caso Lava Jato. “Y tiene que ser rápido porque Germán [Juárez] ya quiere cerrar”, dice Belaunde en la misma conversación, en referencia al principal acusador de la expareja presidencial.

Los audios además detallan la preocupación del fiscal y la defensa legal de Belaunde ante la posibilidad de que las nuevas declaraciones del exbrazo derecho de Humala sean aprobadas por la jueza María de los Ángeles Álvarez Camacho de la Sala Penal Nacional: “Si ella ve estas contradicciones […] lo va a rechazar”. En cambio, los interlocutores declararon su preferencia por el juez Richard Concepción Carhuancho porque “no va a [ver] al menos esa contradicción”, dice Alan Castillo en otro momento. Esto porque “[Concepción] conoce los primeros hechos, nada más”, explicó Belaunde.

En las grabaciones, Belaunde ratifica sus nexos con Barata, y los aportes de Odebrecht a la campaña de Humala, aunque esta versión no fue detallada en la declaración oficial del recluso de Piedras Gordas para no contradecir el dicho del ejecutivo de la constructora. “Barata ha dicho que no me conoce y [el fiscal Germán] Juárez me ha dicho que diga que no lo conozco”, dijo el aspirante a colaborador eficaz, quien reiteró que Odebrecht entregó US$400 mil para la campaña humalista de 2006: “Sí, he dicho que sí lo conozco [a Barata], lo que pasa es que él [Juárez] no lo ha puesto”.

Fiscal Castillo: el talón de Aquiles en la acusación contra Humala

El fiscal Juárez del Equipo Especial de la Fiscalía logró en 2017 la prisión preventiva contra Humala y Nadine Heredia en base, entre otras pruebas, a los presuntos aportes del 2006 revelados por Belaunde. El requerimiento fiscal de entonces dice que la expareja presidencial recibió aportes de Odebrecht “con la colaboración de Belaunde, quien habría recepcionado dicho dinero”. Luego de casi nueve meses de reclusión, el Tribunal Constitucional liberó a la expareja presidencial.

Ante el Equipo Especial del Caso Lava Jato, Barata no ratificó la versión de Belaunde. En los audios, Alan Castillo calificó esta contradicción como “el talón de Aquiles” de la acusación contra Humala. “Nosotros estamos ahorita para acomodarnos a la tesis de la Fiscalía […] no vamos a contradecir […] es peligroso que los colaboradores […] se contradigan […] porque [la defensa] va a desacreditar a los testigos”, se le oye decir al abogado De la Cruz en las grabaciones. Hasta ahora, Juárez mantiene la acusación por lavado contra Belaunde.

En los audios privados, Belaunde además dijo que habló “dos o tres veces” con Barata, pues su contacto era el exdirectivo de Odebrecht, Raymundo Trindade Serra, con quien coordinó el Proyecto Especial Chinecas. El aspirante a colaborador además explicó que se reunía “una vez por semana en el Swissotel” con Serra, quien “me financió un montón de campañas políticas regionales”. Ante el Equipo Especial, Serra ha reconocido el aporte de US$20 mil a la campaña del exgobernador regional de Cusco, Jorge Acurio Tito, a través de Belaunde.

El fiscal Germán Juárez, en una entrevista para este reportaje, confirmó que Belaunde es hoy parte de un proceso de colaboración eficaz con su despacho. Sin embargo, Juárez dijo que este “ha interpretado mal” sus conversaciones. “Cuando tuve la entrevista con Belaunde […] yo no le dije que declarara que no lo conocía [a Barata]”, explicó Juárez y agregó que sí ha consignado “todos los dichos” del exbrazo derecho de Humala. “Puede que sea verdad lo que dice el colaborador [Belaunde]”, dijo Juárez, pero “tiene que haber otros elementos que lo puedan corroborar [como] testimonios, documentos, eso no existía”.

Las pruebas contra Humala más allá de Belaunde

La acusación del Ministerio Público contra la expareja presidencial, que incluye a Belaunde, postula que recibieron aportes del gobierno de Venezuela y de “la contabilidad paralela” de la constructora brasileña OAS para la campaña del 2006, mientras que para las elecciones del 2011 fue Odebrecht quien contribuyó al Partido Nacionalista. Estas operaciones, según la Fiscalía, están corroboradas por los testimonios de diferentes funcionarios de la constructora como Marcelo Odebrecht y Hilberto Mascarenhas, y por la planilla denominada ‘Italiano’, donde aparece la frase ‘Programa OH’ en referencia al expresidente Humala.

El despacho de Juárez además incluyó en la acusación las interceptaciones telefónica legales hechas por la Dirección Ejecutiva Antidrogas (Dirandro) al entorno del expresidente Humala, en el marco de una investigación contra el jefe terrorista ‘Artemio’, según reveló OjoPúblico el 2017. En estos audios, de acuerdo al Ministerio Público, quedó acreditado que “el tesorero de facto del Partido Nacionalista” era el hermano de la exprimera dama, Ilan Heredia, a pesar de que el tesorero registrado ante la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) era otra persona.

La acusación además suma pericias contables con “desbalance patrimonial”, las agendas de Nadine Heredia con anotaciones sobre las “reuniones que ellos sostenían” con funcionarios de Odebrecht, y operaciones bancarias sospechosas de la exprimera dama y su amiga Rocío Calderón. Finalmente, Heredia firmó “contratos ficticios” con diversas empresas, entre ellas Apoyo Total, para justificar el dinero que luego utilizó en la compra de un inmueble, según las declaraciones de otro colaborador eficaz presentadas por el fiscal Juárez.

Para esta publicación también contactamos al juez Richard Concepción, quien es mencionado por los protagonistas de los audios, a través de dos correos enviados al área de prensa del Poder Judicial. Sin embargo, al cierre de edición no obtuvimos respuesta. También pedimos una entrevista con Luis de la Cruz Moreno, abogado de Belaunde, a través de una llamada a su celular, pero al escuchar el nombre de OjoPúblico y The Intercept Brasil, colgó el teléfono y no volvió a contestar nuestras comunicaciones.